dedicatoria
Vídeos
Imágenes
Curriculum
Mis maestros
Prensa
Próximas actuaciones
Enlaces

 

Mis maestros - Antonio Campó (bajo-barítono):

Su nombre completo es Antonio Sánchez Camporro. El artístico lo formó prescindiendo del primer apellido y de la última sílaba del segundo. Nació en Gijón el 27 de febrero de 1922 en el seno de una familia de origen gallego sin, al parecer, antecedentes artísticos. Cursó estudios de bachiller superior en Badajoz y La Coruña y en esta última capital obtuvo el título de piloto de la Marina Mercante. Parecía ya decidido su porvenir, pero no fue así. Cuando contaba dieciséis años su familia se trasladó a La Coruña. Tanto o más que el mar le atraía el canto, arrastrado por una decidida vocación, y se dispuso a estudiar. Las primeras nociones de canto las recibió de la profesora Amparo Fraga hasta que, trasladado más tarde a Madrid, es Angeles Ottein, gloria de la lírica, quien se encarga de prepararle.

Campó

Su primera aparición escénica tuvo lugar en Bilbao, en enero de 1946, con LA BOHÈME, al lado de María Luisa Nache y Pablo Civil, a la que siguieron LUCIA DI LAMMERMOOR y RIGOLETTO. Ese mismo año se une a la compañía del Teatro Tívoli de Barcelona y cantando MANON y LA BOHÈME al lado de Mafalda Favero y Beniamino Gigli con excelente éxito. Después de nuevas actuaciones en La Coruña y Bilbao pasa a formar parte de la compañía de Ercole Casali, empresario italiano que dirigía al lado de su esposa, la eminente soprano española María Llácer. Tras la inauguración del Teatro Campoamor, de Oviedo, marchan a San Sebastián y Santander. El elenco que llevan es de los mejores de aquel momento: las españolas Victoria de los Angeles y María de los Angeles Morales; Mario del Mónaco, que actuaba en España por primera vez, Giacinto Prandelli, Carlo Tagliabue y Gino Bechi, con los maestros Anovazzi y Zamboni al frente de la orquesta.

Tras una gira de conciertos por Canarias en unión de Marimí del Pozo, se trasladó a Milán para perfeccionar sus estudios y formar repertorio. Su tesón y entusiasmo le ayudaron decisivamente. En 1953 cantó LUCIA DI LAMMERMOOR en Bolonia y en Trento, y ese mismo año viajó a Londres con la compañía de ópera del Estado Italiano para actuar en el Stoll Theatre con motivo de la coronación de la reina Isabel II.

En 1955, con la estimación de público y crítica, se le concede el Premio Nacional de Teatro. Ese mismo año canta en Madrid una AIDA con Carlo Bergonzi y varios papeles pertenecientes al gran repertorio, tales como el “Padre Guardiano” en LA FORZA DEL DESTINO, “Sparafucille” en RIGOLETTO y también “Mefistófeles” en FAUSTO.

En 1956 viaja de nuevo a Italia para recibir lecciones de la famosa profesora Mercedes Llopart, maestra de Alfredo Kraus, Fiorenza Cosotto y Renata Scotto. De ella escucha el dictamen de que no es un bajo sino un barítono, lo que le aconseja cantar en esa tesitura. No es el primero a quien le ha sucedido semejante cosa y lo acepta sin el menor desaliento. Y como barítono actúa ya en las temporadas de ópera de Madrid y Sevilla. Estudia a conciencia DON GIOVANNI, de Mozart, y con esta ópera alcanza el reconocimiento internacional en 1956 en el Festival de Aix-en-Provence. La crítica lo aclama como uno de los mejores intérpretes de la obra de Mozart.

De ahí en adelante, Antonio Campó sumó muchos triunfos. Volvió a ser “Don Juan” y el “Conde” en LE NOZZE DI FIGARO con Teresa Berganza y Consuelo Rubio; “Escamillo” en CARMEN con Franco Corelli; “Rodolfo” en LA SONNAMBULA; “Zurga” en LES PÊCHEUS DE PERLES con Alfredo Kraus; “Roque” en MARINA; “Conde de Luna” en IL TROVATORE; “Sharpless” en MADAMA BUTTERFLY; “Scarpia” en TOSCA; “Enrico” en LUCIA DI LAMMERMOOR; entre otros muchos.

Parece ser que la experiencia baritonal no fue plenamente satisfactoria y puso fin a su brillante carrera en 1966 con LE NOZZE DI FIGARO. Retirado prematuramente, se dedicó a la enseñanza. En 1966 fue nombrado profesor de la Escuela Superior de Canto de Madrid. Falleció en La Coruña el 13 de septiembre de 1998.